English

Capitulo 4

Cómo responder a la demanda de los clientes con efectividad y eficiencia

Mientras que en los Capítulos 2 y 3 se describe “qué” le ha ayudado a lograr el Banco a sus países clientes en términos de resultados de desarrollo durante los últimos cuatro años, el presente capítulo se centra en analizar “cómo” lo ha hecho.

En su calidad de institución que atiende a la demanda, su capacidad de respuesta ha sido y sigue siendo uno de los principios básicos que rige la relación entre el BID y sus clientes. Este concepto se manifiesta en distintos frentes. El primero — y el más obvio — es el tiempo efectivo de respuesta a los clientes con miras a la aprobación de nuevos proyectos y desembolsos, y el tiempo de respuesta a sus solicitudes del día a día. Sin embargo, más allá de ello, se trata de velar por la calidad de la respuesta, y en última instancia, de asegurar que se logren los resultados de desarrollo previstos.

Segundo, la capacidad de respuesta es un aspecto medular de los procesos, estrategias y políticas institucionales que guían las actividades del Banco con los prestatarios. Todos estos reflejan una focalización en las necesidades específicas de los países y están dotados de flexibilidad para que se pueda efectuar cualquier ajuste necesario que permita responder mejor a las necesidades de los clientes a lo largo del camino. La capacidad de respuesta forma parte de la cultura orientada a resultados que permea al Banco, y de sus esfuerzos por mejorar continuamente sus niveles de efectividad y eficiencia.

En el presente capítulo se destacan los principales elementos de la respuesta del BID a estos dos aspectos de la demanda de los clientes a través de los dos últimos niveles del Marco de Resultados Corporativos (CRF por sus siglas en inglés): los indicadores del programa de préstamos (Gráfico C) y la efectividad y eficiencia operacionales (Gráficos D.1 a D.6). Como se indicó en el Capítulo 1, los indicadores del programa de préstamos que se registran en el Gráfico C son un reflejo de alto nivel de la demanda de financiamiento del BID para el período 2012–2015, mientras que los indicadores del Gráfico D dan cuenta de diferentes dimensiones del desempeño institucional que atienden a otras necesidades específicas de los socios.