English

Prioridad

Instituciones para el crecimiento y el bienestar social

La Región ha realizado avances sustanciales en la prioridad sectorial de instituciones para el crecimiento y el bienestar social en lo que respecta al aumento de la recaudación tributaria, la descentralización del gasto público y el acceso al crédito. Lo mismo, aunque en menor medida, en lo que se refiere a la reducción del número de homicidios y el incremento del porcentaje de niños inscritos en el registro civil.

La recaudación tributaria total como porcentaje del producto interno bruto (PIB) creció ostensiblemente gracias al fuerte aumento de las contribuciones a la seguridad social. Esto tiene especial relevancia, dado que durante muchos años varios países dependieron de un auge sostenido del precio de las materias primas para financiar importantes partidas de gasto público. Finalizado este auge, los países deben acudir a fuentes internas de financiamiento (principalmente a través de impuestos) para mantener un flujo de recursos destinado a sus proyectos de desarrollo.

Aunque el porcentaje de niños menores de cinco años registrados al nacer ha variado poco, en países como Guatemala y Ecuador están en curso novedosas iniciativas para llegar a las comunidades marginadas donde residen estos niños. En Guatemala, se introdujo un sistema de pronta notificación de nacimientos, y en varios municipios se considera que la falta de registro ha dejado de ser un problema. Las innovaciones en las políticas de prevención del crimen y la violencia no han bastado para frenar la tasa de homicidios, que sigue siendo la más alta del mundo según el estudio más reciente del BID sobre el tema, Los costos del crimen y la violencia en el bienestar en América Latina y el Caribe. Sin embargo, las inversiones realizadas durante este CRF en aspectos fundamentales como la elaboración de definiciones comunes de estadísticas criminales y la creación de “observatorios” del crimen para recoger estas estadísticas han sentado las bases para futuras mejoras. Otra de las metas en esta prioridad se refiere al uso de bancos comerciales para financiar inversiones. Para lograrlo, el Banco ha impulsado programas dirigidos a reducir el riesgo que corren dichos bancos al otorgar préstamos a pequeñas y medianas empresas (PyME), por ejemplo mediante la concesión de garantías parciales de crédito y el financiamiento de cadenas de valor; asimismo ha promovido nuevas tecnologías y modelos de negocio — como esquemas alternativos de calificación crediticia — para llegar a la población no bancarizada.

En el CRF 2012–2015 se establecieron cinco indicadores de productos para esta prioridad sectorial y todas las metas se cumplieron. Más de 130 proyectos en 21 países contribuyeron a lograr las metas relacionadas con esta prioridad. En las Historias 2.6 y 2.7 se da un vistazo al Indicador 3.3.1, subrayando dos iniciativas que ilustran el apoyo a las PyME por parte de las ventanillas de los sectores público y privado del Banco. La Historia 2.6 ilustra una iniciativa del sector público por US$100 millones que impulsó la innovación en las PyME. La Historia 2.7 versa sobre un préstamo por US$10 millones que otorgó el sector privado del BID al distribuidor mayorista brasileño Tenda Atacado para ayudar a ampliar su programa de crédito a microempresarios. Finalmente, la Historia 2.8 ilustra de qué modo las estructuras no convencionales de gobierno sub-nacional pueden ser un aliado útil en la implementación de proyectos financiados por el BID (Indicador 3.3.4). En ella se relata cómo un poblado cimarrón en Surinam decidió invertir fondos públicos nacionales en beneficio de su comunidad.

Gráfico A.3
Objetivos regionales de desarrollo:
Instituciones para el crecimiento y el bienestar social
Gráfico B.3
Contribución de los productos a los objetivos 2012–2015:
Instituciones para el crecimiento y el bienestar social

Historias de Desarrollo

Historia 2.6
Promoviendo la productividad

Historia 2.7
¿Cómo cubrir el déficit de financiación?

Historia 2.8
Un hogar para los más pobres y vulnerables