English

Historia 2.1

Un gran comienzo

Educación de calidad desde los primeros años

En un estudio de diagnóstico de 2011 se señalaba que, no obstante los logros en el acceso a la educación, Honduras seguía afrontando desafíos en cuanto a la calidad, eficiencia y equidad de su sistema educativo. Según se indicaba en la evaluación, muchos alumnos no adquirían los conocimientos y habilidades esperados de ellos, por lo que el 20% debía repetir el primer grado y, durante los tres primeros años de primaria, el 10% se quedaba rezagado o desertaba de la escuela.

Para hacer frente a este problema, el Gobierno de Honduras diseñó, conjuntamente con el BID, el Programa de Educación Primaria e Integración Tecnológica. Este recibió un préstamo con garantía soberana (SG) por US$37 millones y se planteó el objetivo de mejorar el aprendizaje de los alumnos de las escuelas preescolares y primarias que atienden a la población más pobre del país. Con esta iniciativa se buscaba ampliar el acceso a la educación primaria, suministrar material pedagógico y capacitación para docentes e introducir tecnologías como computadores portátiles y conectividad en red.

Como se afirma en la edición de 2015 de la publicación del BID Desarrollo en las Américas sobre Los primeros años: El bienestar infantil y el papel de las políticas públicas, la educación preescolar es una herramienta fundamental para preparar a los niños y aumentar sus probabilidades de éxito en la escuela primaria. El ciclo preescolar es esencial para el desarrollo infantil, ya que fomenta las habilidades cognitivas, motrices, sociales y de memoria. Para asegurarse de que los beneficios llegaran a los niños más desfavorecidos, el programa se focalizó en las familias rurales beneficiarias del programa de transferencias monetarias condicionadas en Honduras, denominado Bono Vida Mejor.

El programa comprendió la creación de 624 centros comunitarios de educación preescolar, así como su equipamiento y el suministro de material pedagógico y estipendios para los docentes voluntarios, quienes también recibieron capacitación en un método de aprendizaje dirigido conocido como “Juego y aprendo”.

Al finalizar el proyecto en 2014, los nuevos centros de educación preescolar habían acogido a 5.128 niños de familias pobres. Fue así como estos pequeños estuvieron mejor preparados para superar los desafíos asociados al ingreso a la escuela primaria. Según reveló una evaluación de los alumnos que habían seguido la formación preescolar durante el primer año del proyecto, las tasas de repetición de primer grado disminuyeron en un 7%, superando así la meta del 4% establecida para el programa.

Iniciativas ambiciosas de desarrollo como el Programa de Educación Primaria e Integración Tecnológica no están exentas de dificultades. La focalización en comunidades rurales pobres acarreó algunas dificultades en la implementación. Acceder a muchas de las comunidades no es fácil, lo cual, sumado al carácter disperso de las poblaciones, hizo difícil reunir el número mínimo de estudiantes para crear un nuevo centro preescolar. Además, la falta de recursos fiscales para costear los salarios de los maestros produjo algunas deserciones y redujo la exposición de los alumnos a los maestros que habían sido capacitados.

No obstante las dificultades señaladas, una evaluación de impacto realizada por el Banco evidenció los efectos positivos del programa. En indicadores de motricidad, reconocimiento de formas y figuras y expresión de emociones, los niños que recibieron formación preescolar mostraron avances equivalentes en promedio a un año frente a los que no recibieron dicha formación. Las ventajas así adquiridas en estas variables clave del desarrollo infantil temprano demuestran los beneficios de recibir una educación de calidad desde los primeros años.

Historia por:
Javier Luque, especialista senior en educación en la División de Educación del BID.

Esta historia sobre resultados se basa en el informe de terminación del proyecto con garantía soberana HO-L1062, que cerró en octubre de 2015.

Continue leyendo Capítulo 2 - Politica social para la equidad y la productividad