English

Capítulo 2

Avances en las prioridades sectoriales del Noveno Aumento

¿Cómo se impulsó el desarrollo infantil temprano a partir de la mejora de la educación preescolar en zonas rurales de Honduras? ¿En qué medida el acceso a la electricidad mejoró las oportunidades de las mujeres ecuatorianas de tener un mayor ingreso? ¿Cómo se unieron los sectores público y privado para financiar la mayor central hidroeléctrica de América Central? Las respuestas a preguntas como estas ilustran la amplia gama de resultados de desarrollo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) apoyó en el período 2012–2015. Estos y otros resultados similares se describen en las siguientes páginas, donde se examinan los avances en cada una de las metas concretas definidas para este período como parte del Marco de Resultados Corporativos (CRF por sus siglas en inglés). Si bien la mayoría de las metas fijadas se materializó, otras quedaron pendientes. En la primera sección de este capítulo se ofrece una reseña global de los logros obtenidos en los indicadores del CRF y las razones por las cuales no en todos los casos se alcanzaron las metas para 2015. Igualmente se presentan los desafíos que surgen a la hora de definir los indicadores de resultados corporativos.

Las secciones subsiguientes del capítulo están dedicadas a las cinco prioridades sectoriales establecidas en el Noveno Aumento General de Capital (Noveno Aumento). A fin de contextualizar el progreso de la Región con respecto a sus desafíos de desarrollo de largo plazo en relación con dichas prioridades, cada una de estas secciones se inicia con una visión de conjunto de los indicadores incluidos en el CRF 2012–2015 para los Objetivos regionales de desarrollo. Vale la pena señalar que el apoyo del Banco es solo uno de muchos factores que contribuyen a cada uno de ellos, por lo que el progreso en tales objetivos regionales no puede atribuirse directamente a las intervenciones respaldadas por el BID, pues la trayectoria de estos indicadores depende de diversos factores.

Después de contextualizar el estado de la Región sobre la base de los Objetivos regionales de desarrollo, en cada sección se describen los resultados de proyectos respaldados por el BID. Finalmente, considerando que un solo instrumento de medición como el CRF no puede dar cuenta de toda la labor del Banco en favor del desarrollo de la Región, el capítulo concluye con un análisis de diversas iniciativas clave que surgieron durante el período 2012–2015.